Discriminación

¿Qué es?

Discriminar es tratar de manera diferenciado y desfavorable a una persona o a un grupo de personas, justificando ese trato en base a unos rasgos o motivos protegidos legalmente, que carece de una justificación objetiva y razonable y que tiene por consecuencia privarle de los mismos derechos y oportunidades que disfrutan otros. (definición extraida de ACCEM(2013) “Lucha contra la discriminación racial o étnica” (Cuaderno didáctico, 1)).

Basándose en la creencia errónea de que no todas las personas somos iguales en derechos y en dignidad, con frecuencia se hacen diferencias que sitúan a las personas que poseen ciertas características que podríamos llamar “sospechosas”, como es el tener otros rasgos físicos que denotan diferente origen étnico, el ser joven o mayor, hombre o mujer, el tener alguna discapacidad, el profesar otra religión distinta a la mayoritaria o el tener otra orientación o identidad sexual, en clara situación de desventaja respecto a la mayoría de la población. 

Los motivos más frecuentes por los que se producen situaciones de discriminación son el sexo, el origen racial o étnico, la religión o creencias, la ideología, la orientación o identidad sexual, la edad, la discapacidad o cualquier otra condición o circunstancia personal o social. Por lo tanto, las personas que pertenecen al grupo de población o colectivo que puede verse afectado por el hecho de responder a las características citadas, presentará una mayor vulnerabilidad social y riesgo de sufrir algún acto discriminatorio.

Discriminar es ir contra de uno de los principios fundamentales de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que indica que todas las personas nacen libres e iguales en dignidad y derechos. Y, al mismo tiempo, discriminar es infringir el derecho fundamental a la igualdad de trato y a la no discriminación.

¿Yo discrimino?

¿Crees que tú no discriminas a nadie?

No se puede generalizar pero, juzgar a una persona por su aspecto o por su origen, nacionalidad, religión o costumbres o por su relación afectiva con personas de su mismo sexo u su identificación con un sexo u otro, puede llevarte a que por desconocimiento o falta de información, la discrimines. Muchas veces nos dejamos llevar por los prejuicios e ideas falsas o rumores infundados acerca de un grupo o persona. Seguro que has escuchado alguna vez que el incremento de alumnado inmigrante ha deteriorado el nivel educativo o que las personas homosexuales son enfermas, pero todo esto se debe a que hemos interiorizado muchos prejuicios y clichés que en nada contribuyen a la convivencia en igualdad. Los prejuicios, que como su nombre indica quiere decir juzgar a alguien antes de tiempo, son muy peligrosos y pueden dar lugar a discriminación. Cuanto más negativos e inflexibles sean los prejuicios de una persona, más duras pueden ser sus actitudes y actos discriminatorios.

Las actitudes discriminatorias en nuestro páis son más frecuentes de lo que la gente piensa, poca gente está dispuesta a admitir que discrimina ni tampoco que ha sido o está siendo discriminada.

Teniendo todo esto en cuenta, ¿por qué no reflexionas sobre si en alguna ocasión te has sentido discriminado/a o has discriminado a alguien? Reflexiona sobre ello.

¿Me afectará?

¿Crees que la discriminación no te afecta ni puede afectarte en un futuro?

Quizá no la sufres actualmente, pero piensa que en cualquier momento puedes ser tú la víctima de discriminación, por uno o varios motivos:

Por tus convicciones o creencias religiosas. Ahora quizá vivas en un país donde la mayoría comparte tu religión o tus creencias pero puede que en un futuro vivas en otro país donde tus creencias o religión sean minoritarias y te gustará que las respeten. O quizá te enamores de alguien que sea de otra cultura o religión y seguro que querrás que tu entorno la acepte tal y como es.

Por tener una orientación sexual diferente a la de la mayoría o por tu identidad sexual. La sexualidad tiene muchas manifestaciones, tú puedes identificarte con las personas homosexuales, sentirte mejor si te aceptas y te aceptan como gay o lesbiana o vivir más feliz como mujer o como hombre, independientemente del sexo con el que hayas nacido.

Por tu origen racial o étnico que no sólo tiene que ver con tus rasgos físicos y el color de tu piel, sino también con tu cultura, tus prácticas religiosas, tu lengua, religión y tus costumbres.

Por tener una discapacidad. Nadie estamos a salvo de ello, por una enfermedad, un accidente. Tú también puedes llegar a tener una discapacidad algún día. Piénsalo.

Por tu edad, ahora eres joven pero cuando seas mayor te gustará que te respeten.

Porque tu físico no se adecue a los cánones establecidos de belleza: sobre talla, estatura, marcas físicas (tatuajes, pendientes…). Piensa que lo que ahora está de moda puede dejar de estarlo y por tanto, dejes de pertenecer al grupo de los que siguen los cánones de belleza.

Por tu manera de vestir, peinarte, etc. En la moda todo cambia deprisa y continuamente. Hoy estás de moda, mañana no.

Por el barrio en el que vivas, por el dinero que tengas, porque seas de pueblo o de ciudad, por lo que estudies, porque no estudies, por la profesión que elijas...

¿QUÉ HAGO SI SUFRO DISCRIMINACIÓN?

Si alguna vez piensas que han vulnerado tus derechos o crees haber sido discriminado/a en primera persona o, alguien de tu entorno en alguna ocasión ha vivido situaciones tales como:

- Le han prohibido entrar a un bar, una discoteca o algún espacio público

- Ha sido agredido sin motivo en la calle, en el colegio/instituto o en algún servicio público (metro, autobús, etc.), presumiblemente por su aspecto físico, origen étnico, por ser homosexual, etc.

Esto solo son ejemplos de situaciones frecuentes pero hay muchas más y tienes que aprender a identificarlas.

En caso de duda, siempre puedes buscar el apoyo y la orientación de un servicio de atención a víctimas de discriminación. Puedes dirigirte, presencialmente o por correo electrónico a algún punto de atención especializado, según el motivo que haya causado el incidente discriminatorio. Actualmente en nuestro país existen organismos públicos especializados en este tipo de asistencia (siempre gratuita) que, suele combinar la orientación jurídica junto a la atención psicológica. Os pasamos la información:

1. La Fiscalía General del Estado dispone en todas las provincias de servicios especializados en delitos de Odio y Discriminación. Consulta en la Fiscalía de tu provincia.

2. En el Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades dispone de un servicio de asesoramiento para los casos de discriminación motivada por el sexo. Además, tiene un teléfono de información gratuito: 900 191 010

3. La Oficina de Atención a la Discapacidad recibe consultas, quejas y denuncias de personas con discapacidad, o de asociaciones e instituciones relacionadas ellas, que consideren haber sido objeto de discriminación por haberse incumplido las obligaciones de la Ley General de derechos de las personas con discapacidad. Si tienes alguna discapacidad puedes dirigirte a esta Oficina y recabar información sobre los derechos de accesibilidad de las personas que como tú, tiene algún tipo de discapacidad. Consulta en: http://www.oadis.msssi.gob.es/

4. Consejo para la Eliminación de la Discriminación racial o étnica. Si tienes dudas sobre si el motivo de haber vivido un caso de discriminación es por tus rasgos raciales o tu origen étnico, en el Servicio de Asistencia a Víctimas de Discriminación racial o étnica, pueden ayudarte. Además tienen una amplia red de oficinas en todas las comunidades autónomas y en Melilla Infórmate en: www.asistenciavictimasdiscriminacion.org. Y, puedes contactar también a través de teléfono gratuito: 900203041

5. SI vives en Barcelona, podrás dirigirte a la Oficina para la no Discriminación del Ayuntamiento de Barcelona, con la ventaja de que te asesorarán por cualquiera de los motivos de discriminación protegidos por la legislación y que antes hemos comentado. Conócelos en: http://w110.bcn.cat/portal/site/DretsCivils/menuitem.2d5d62cf16397c0ebe9f993720348a0c/?vgnextoid=0000000760143135VgnV6CONT00000000000RCRD&lang=es_ES

6. Si vives en la Comunidad de Madrid también puedes contar con la ayuda del Programa de Información y Atención a homosexuales y transexuales, situado en Madrid y que ofrece una atención integral y especializada en la siguiente dirección: http://www.madrid.org/cs/Satellite?c=CM_InfPractica_FA&cid=1142615119862&idConsejeria=1109266187278&idListConsj=1109265444710&language=es&pagename=ComunidadMadrid%2FEstructura

7. Y, si vives en Euskadi, el Gobierno Vasco te ofrece un Servicio de Información y atención para los temas relacionados con la diversidad sexual y de género, es decir destinado a lesbianas, gays, transexuales y bisexuales, a su entorno y, a toda la sociedad en general ya que su objetivo fundamental es luchar contra la homofobia. Consulta su web: http://www.gizartelan.ejgv.euskadi.eus/informacion/berdindu-gipuzkoa/r45-berdinfo/es/

Dentro de esa misma comunidad autónoma podéis acudir a las oficinas de la Red eraberean para la Igualdad de trato y no discriminación, con oficinas en todo el territorio autonómico. Está integrada por diversas entidades sociales que informan y asesoran a las posibles víctimas de discriminación motivada por: el origen racial, étnico o nacionalidad, así como por orientación sexual o identidad de género. Busca más información en: www.eraberean.net

YO SOY TÚ

adolescente negra

  • facebook
  • twitter
  • tuenti
  • youtube