Nelson Mandela

Fallecido en 2013, Nelson Mandela es uno de los políticos más conocidos de nuestra época y uno de los personajes más carismáticos e influyentes del siglo XX y, aunque no dudamos que tú también le conoces, queremos contarte algunas cosas sobre él ya que ha pasado a la historia como símbolo de la lucha por la libertad y la justicia.

Nelson Mandela, originario de Sudáfrica (concretamente de Umtata) lideró el movimiento contra el apartheid y en 1994 presidió el primer gobierno que ponía fin al régimen racista. Eso sí, tras 27 años de cárcel y una larga lucha. Sin duda, un ejemplo de constancia y perseverancia en la defensa de sus ideales.

En 1944 ingresó en un movimiento de lucha contra la opresión de las personas negras sudafricanas llamado Congreso Nacional Africano (ANC) y lideró la liga de la Juventud del Congreso que . puso en marcha campañas de desobediencia civil contra las leyes segregacionistas. Siempre con métodos no violentos (se inspiraban en Gandhi).

Poco después, en 1948, el Partido Nacional llegó al poder e institucionalizó la segregación racial y creó el primer régimen del apartheid.

La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo.

En 1952 Mandela se había convertido en el líder de hecho del movimiento que desafiaba al régimen. Un movimiento que desencadenó una represión que trajo consigo 8.000 detenciones, entre ellas la de Nelson Mandela que fue recluido en Johannesburgo donde puso en marcha el primer bufete de abogados negros en Sudáfrica.

Cuando terminó de cumplir sus condenas, en 1955, volvió a aparecer en público para promover la aprobación de una Carta para la Libertad en la que se reflejaban las aspiraciones de un Estado multirracial, democrático e igualitario, de una reforma agraria y de una política de justicia social referente al reparto de la riqueza.

En 1956 el régimen racista se endureció con el plan del gobierno de las reservas o bantustanes. Querían crear 7 territorios, supuestamente independientes, en los que confinar a la población negra. La respuesta del Congreso Nacional Africano no se hizo esperar y organizó manifestaciones y boicots que volvieron a provocar la detención de la mayoría de los dirigentes del Congreso, entre ellos, una vez más, estaba Mandela que fue acusado de alta traición. En el juicio no encontraron pruebas suficientes contra él y fue liberado en 1961.

Ante el nuevo fracaso de los actos no violentos contra el régimen racista y la respuesta violenta del régimen (la policía abría fuego contra los grupos de manifestantes), el ANC decidió poner en marcha un movimiento clandestino que utilizaría el sabotaje como instrumento de lucha contra el régimen (lo llamaron Lanza de la Nación). Tras salir de la cárcel en 1961, Mandela fue elegido secretario honorario del ANC de toda África y se encargó de dirigir el brazo armado del movimiento clandestino. La estrategia que puso en marcha se centraba en atacar instalaciones de valor simbólico y/o económico pero excluía atentar contra vidas humanas.

Mandela comenzó un viaje por varios países africanos para recibir instrucción miliar, hacer propaganda de su causa y recaudar fondos y a su vuelta fue detenido y condenado a cinco años de cárcel. Posteriormente, en un juicio contra los dirigentes de la Lanza de la Nación le condenaron a cadena perpetua. Esto fue en 1964, el mismo año que fue nombrado, a pesar de estar prisionero, presidente del Congreso Nacional Africano.

Pasó 27 años seguidos en la cárcel (de 1963 a 1990) durante los cuales el gobierno de Sudáfrica no tuvo en cuenta ninguna de las peticiones que recibió para que fuera puesto en libertad lo que contribuyó a que Nelson Mandela se convirtiera, aún más, en un símbolo de la lucha contra el apartheid dentro y fuera de su país. Para no seguir alimentando el encumbramiento de Mandela, el gobierno le ofreció la libertad en 1984, siempre y cuando aceptara establecerse en uno de los bantustanes a los que el régimen había dotado de una independencia no muy real. Pero Mandela rechazó el ofrecimiento.

Desde fuera de prisión, la esposa de Mandela, Winnie, jugó un papel importante para la continuidad de la lucha. Un papel que le hizo alcanzar importantes posiciones en el ANC.

El presidente de la República, Frederik De Klerk, terminó por ceder ante las presiones y liberó a Mandela en 1990 abriendo el camino para negociar el proceso de democratización del país. Nelson Mandela y Frederik De Klerk fueron los principales interlocutores de este proceso que hizo posible desmontar la segregación racial existente. Así, ambos compartieron el Premio Nobel de la Paz que les otorgaron en 1993.

En las elecciones que tuvieron lugar en 1994 Mandela se hizo con la Presidencia del país convirtiéndose en el primer presidente negro de Sudáfrica.

Desde su puesto de presidente instauró una política de reconciliación nacional en la que mantuvo a De Klerk como vicepresidente.

Mandela fue el responsable de impulsar una nueva constitución para el país que fue aprobada por el parlamento en 1996. Y un año más tarde cedió la dirección del Congreso Nacional Africano a Thabo Mbeki, quien le sucedió en la presidencia del país cuando Mandela decidió no presentarse a la reelección en 1999.

Durante sus años de mandato Mandela asentó los pilares políticos y económicos de la nueva Sudáfrica, además de mediar en los conflictos del continente.

YO SOY TÚ

  • facebook
  • twitter
  • tuenti
  • youtube